Nostalgia en colores

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Comienza a detenerse la danza de los árboles, ellos al parecer dejan de moverse cuando el sol desciende. Mantienen una postura petrificada, los imagino en un estado de latencia y allí es cuando deviene el lápiz dibujando tu sonrisa. Comienzo a ver la comisura de tu boca de tal forma como ver la unión de dos continentes para ser lo que es el mundo de otra forma, como quien te contempla, así como yo, dejándose llevar por una nueva era de cambios y asombros.

En estos momentos pienso que dejo de ser yo mismo, y que, de todas las formas existentes, terminas existiendo en este momento como si estuvieses en mi sangre, y logras a travesar hasta mis diferentes órganos, llegando finalmente hasta mi piel, y es tal, que parezco tener tatuado diferentes imágenes a lo largo de mi cuerpo. Claro, en una noche pueden pasar cosas extrañas, y esto es lo que está pasando en este momento, algo extraño y hermoso a la vez.

En una mirada hacia la pared, con un tono pálido. Presiento una respiración de cariño, de amor. Mi exhalación termina en un instante de suspiro, que sale por la ventana y se va como una pluma en algún lado de las calles. En esta habitación de otoño y de invierno, de hojas secas y sabores exóticos, no podría decir que estoy triste solamente, estoy feliz por tener aquel arreglo floral, en verte allí formando parte de la arquitectura natural con tan solo una mirada.
Las calles están olvidadas, sin embargo, llena de mis recuerdos paseándose libremente, esos recuerdos de los cuales hacen que estés presente.
En varias ocasiones termino escribiéndote en mi memoria, te dibujo en alguna esquina y te encuentro en algún parque, presiento tu cercanía.

El resultado es el bosque, allí desembocamos en todas las hojas que en algún momento caen y vuelven a salir, nos renovamos y termina siendo la primera vez. Te encuentro y me encuentras.
En este momento estamos en el viento, cayendo en un viaje que solo nosotros sabemos, pero al mismo tiempo sin saber dónde terminaremos, así como dos bichitos surfeando la hoja, deslizándonos en la tierra y floreciendo nuevamente como dos raíces que chocan en la creación de una hoja de papel, esperando ser escrita.

Al mirar por la ventana, observo como el rió se cristaliza, de esta forma me doy cuenta como existes en mis moléculas de agua, y como estas ahí conmigo aun cuando solo puedo verme en un contexto donde solo hay una ventana y yo. Entonces una vez más, allí al fondo, al levantar la vista, me acaricias por última vez con todos tus colores, a la velocidad de la luz y con la sinfonía que emerge al mover tus manos, dibujas la música que amo escuchar, y solo eso; me quedo escuchando hasta que termina el día, culminando las ultimas notas en tu sonrisa y desvaneciéndote hasta un quizá.

En alguna zona de mi ser comienza la apertura de una nueva estación, un pequeño esbozo todavía, aun así, me pregunta “¿Quién es ella?”. Ella: Es una pintura de un paisaje, nadie la hizo, ella misma se hizo, es el paisaje mismo de la naturaleza en constante cambio. Algunas veces es nieve en el pico de las montañas, otras veces silencio, es interesante su brisa cuando es viento, la ternura aun en lo más hostil de sus manos, es tranquilizadora en sus rayos, clarificando el milagro de la luz.

Cuando camino; allí es tantas cosas que siento que tengo varias anécdotas, y uno de mis favoritos es cuando se viste en el ocaso de colores mágicos. Ella me sorprende cuando es luna llena y la contemplo en lo surreal que puede ser cuando duerme. Ella es graciosa cuando es una pared en blanco, de pronto, puede hacer que caiga una tormenta eléctrica y transformar todo lo homogéneo en una explosión exuberante despertando varias formas y colores.

Es de noche, miro por la ventana, y cientos de luces me hacen encontrarte en un pequeño recuerdo que se escabulle tontamente para hacer suficiente ruido en mi corazón. Las luces de la noche están apagadas, pero tu luz sigue prendida. Continúas leyéndome hasta el momento que todo se apaga repentinamente, justo antes, que pueda hablarte.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Kevin Martinez
Kevin Martinez
La escritura es mi pasión, es la herramienta que utilizo para expresarme. Al abrir los ojos cada mañana, siento mi existencia a través de mis sentidos. Algo recorre mi cuerpo, mis huesos, mi espíritu, mi mente. No son solo letras, es una experiencia de vida y es lo que quiero compartir contigo. Si a alguien le ayuda lo que escribo ese es mi regalo. ❤️

Caja de comentarios

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Un instante mágico

0
¿Te gusta el articulo? Déjanos tu amor ♥ en los comentariosx
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad