Mi experiencia del síndrome del viajero eterno

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Antes de viajar, nunca hubiera imaginado que esto existiera, que esta sensación se apoderara de mi, y llegara a estar recorriendo toda mi sangre. Llegue nuevamente a casa, luego de estar 2 años fuera. El viaje sin duda es una experiencia de aprendizaje constante, desde la practica en acción e incluso desde los errores. Ya sabrán que lo cotidiano aquí de diluye y se transforma en un condimento del día; desde un amanecer, hasta un sabor, el paisaje, la situación climática, en esa dichosa pregunta al decir “¿Donde vamos primero?”, vivimos el día como si fuese el ultimo día, sabemos bien que al anochecer, llegara mañana un itinerario de nuevos desafíos. Eso, es hermoso!

Cuando viajas poco a poco te vas des-programando, salís de la rueda de hamster y estas abierto a nuevas culturas, e incluso, al desarrollo de tu propia cultura, lejos de todo tipo de acondicionamiento de tu identidad a partir de un sistema social estratega. No es necesario que te cuente mucho, ya sabes como es esto.

Es increíble la motivación que se siente al ver cosas nuevas, al saber que solo estas de paso, que nada es eterno, que todo es temporal y que hoy es el día para vivirlo. Uno aprende mucho a identificar las oportunidades, en valorar los alimentos, en agradecer, en ser humilde, y especialmente, de manera inconsciente despierta la pieza del rompecabezas. Esta pieza se llama “La búsqueda” ¿Que buscas? Ese es el enigma, no existe en si algo que encuentras y final del juego.

Aquí ya me voy a temas mas profundos, pero esta sensación de “Búsqueda” termina convirtiéndose en el motor para seguir. Son esas ganas de conocer y viajar, es un cosquilleo en la piel que atraviesa la sangre, concluye en los huesos y sacude toda nuestra alma. Es precioso todo esto, te hace disfrutar tanto que descubres que lo tienes todo, aunque solo tengas tu mochila y objetos. La búsqueda se expande como el universo, es la consciencia que quiere evolucionar y la sincronía con “algo mas”.

El pequeño detalle es el regreso, me refiero de una manera integral, como puede ser volver a tu vecindario, la familia, la cultura, las noticias, el clima, los alimentos, etc. Tantas cosas, que volvemos a la rutina, aquí comienza la llamada crisis. Y podemos identificar la incoherencia que existe entre nuestra vida pasada y nuestra vida actual, ¿Que quiero decir con esto?. Al regresar las cosas estarán similares a como lo recuerdas, pero vos abras cambiado, en esta fase comienzas a ver la magnitud de tu crecimiento. Es mas, llegan aparecer preguntas como: “¿Como no lo vi antes?”, hablo de los detalles, aprecias con mas claridad lo que tienes y lo que te rodea, antes quizá, pasaba desapercibido.

Disfrutas de las cosas sencillas. Agradecerás tener alimentos y donde dormir, antes, quizá, no te dabas cuenta. Por tu mente pasaran muchos recuerdos, extrañaras ciertas cosas, suspiraras mirando al cielo, miraras los ocasos y sentirás nostalgia. Tu mente viajara a través de tus recuerdos. Una simple foto, quizá la peor foto que hayas tomado, justo esa, al verla te transportara. << ¿Que hago?>> la gran pregunta perturbadora.

Los días pasan, la mente se impacienta, las emociones se sobresaltan, el cuerpo camina como un tigre enjaulado, y nuestra consciencia vuela como un pájaro atrapado. “Algo” busca la grieta, ese pequeño espacio por donde filtrarse y comenzar nuevamente el recorrido, ahora; con mas firmeza, decisión, confianza, experiencia. Un desafió mas grande que el anterior. Y aunque no existan los recursos necesarios, ni las oportunidades para viajar, uno mismo comienza a crearlas, y como no hay tiempo, las crea mientras viaja. Ya no importa cuanto tiempo demore el trayecto, este sera un camino de crecimiento. Uno mismo se convierte en el reloj que sujeta al tiempo, de esta forma, nosotros mismos manejamos nuestro tiempo.

Hoy es el día, el día para seguir fluyendo como el rió, desembocar en el océano y convertirnos en el sueño. Uno no sabe la hora exacta de cuando comenzó esto, incluso, ni cuando comenzó a cambiar tu acento, pero sabemos que paralelo a las transformaciones, estaba el viaje, y me di cuenta que este mismo, nunca había terminado, solo era una pausa, una pequeña parada para tomar fuerzas e ir mas allá de lo conocido.

Esta es la fase del capitulo nuevo, de párrafos mas complejos, mas detallados, esculpidos por mi experiencia y sentidos. Aquí medito y respiro, en cualquier de los casos, ponerse la mochila involucra adrenalina, saber que cuando cruce la puerta, ya no habrá vuelta atrás. Así me siento, ansioso y un poco nervioso, pero ya estamos arriba, y en el transcurso aparecen amigos de toda clase; animal, vegetal, humano. Ya estas, llegaste, es como mudarse de casa, aquí la mochila se convierte en casa y es el momento de reposo cuando ella lo hace, entonces podemos contemplar el vinculo.

Volver a casa, y quedarme 2 meses, hizo que me observe de otra forma. Volví por las calles de mi infancia, comí las comidas de siempre, volví a ver a mis familiares. Aun así, sabia ya, que mi vida estaba allí afuera en algún lugar esperando a que yo llegue, y deje un pedazo de mi alma. Y son esas huellas, la pisada que yo quiero dejar en este mundo.

Asi continua la historia de alguien, que esta noche, quiere encarnar todos sus sueños.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Kevin Martinez
Kevin Martinez
La escritura es mi pasión, es la herramienta que utilizo para expresarme. Al abrir los ojos cada mañana, siento mi existencia a través de mis sentidos. Algo recorre mi cuerpo, mis huesos, mi espíritu, mi mente. No son solo letras, es una experiencia de vida y es lo que quiero compartir contigo. Si a alguien le ayuda lo que escribo ese es mi regalo. ❤️

Caja de comentarios

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Un instante mágico

0
¿Te gusta el articulo? Déjanos tu amor ♥ en los comentariosx
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad