La naturaleza de la espiritualidad: La otra cara de la moneda.

Otra vez aquí, aunque esta vez lo hago de una manera diferente. Estoy frente a ti, ante tus ojos que me leen y tu boca que me pronuncia. Me agrada sentirme vivo en tu existencia.

Hoy en particular, me susurra un suspiro, la distancia entre el cielo y yo, quizá esto tenga un doble sentido, o un mensaje subliminal. El cielo, así como todos lo ven, quizá no diga mucho, trato de sentir lo que siento al ver el cielo, entonces le contemplo con otros ojos.

Pienso, quizá el cielo trata de mostrarme algo de mí, así como si fuese un espejo hacia otro tiempo. Es un sentir raro, ¿Sabes? Es como si de algún modo existiera una puerta a ser decodificada – y que quiere ser codificada. El cielo simplemente quizá es una metáfora para responderme a mí mismo, que solo estoy viendo el límite, y que no olvide que es posible superarlo. A lo mejor, esa es mi enseñanza, trascender el límite y superar las fronteras que me sujetan.

¿Viajar? Si, lo estás haciendo, identificar la frontera es algo sumamente delicioso, es como cuando encuentras un nuevo sabor en tu vida, y el paladar te lo dice. Creo que no es solo identificar, también hay que ser valiente para dejar atrás la pequeña caja de zapatos.

Es verdad, lo reconozco, para mí fue muy complejo, aunque ciertamente todo fue secuencial, como un degrade de colores. Pero esta bien, es el gran paso para luego asimilar que uno comenzó a moverse.

Este movimiento es particular, no trates de comprenderlo, solo siente. Es extraño tratar de contar esto, quizá sea más raro aun decirlo o escribirlo. Todo se mueve, y ¿sabes? Tú te mueves, aunque no lo sepas, aunque todo este visualmente quieto. Los sentidos a veces engañan. La realidad está sujeta a tu capacidad de percibir, y es también tu conciencia quien te da la tecnología necesaria para identificar, reconocer, asimilar y procesar dicha información.

De a ratos me pongo nostálgico, está bien creo yo. Me gusta este estado, me trae muchos recuerdos que todavía no recuerdo bien si fueron sueños, si pasaron en esta vida o incluso en vidas pasadas. Puede ser loco decir eso, pero… siento que puede ser posible, ya lo sabes, ya no estoy en esa caja de zapatos.

Cierra los ojos, porque yo los comenzare a cerrar. Escucha el silencio.

¿Sabes? Los 5 sentidos que todo mundo conoce, esos sentidos llamados básicos, son en realidad extraordinarios. Esos sentidos nos permiten palpar la vida, sentirla de otra manera. ¿A caso ya olvidaste? Imagínate ser solo una partícula en la ingravidez del espacio, imagínate ser energía o una gota del océano, imagínate ser dios omnipresente, y por cierto aquí no hablo de religión, esto es otra cosa. Tu: puedes escuchar, mirar, degustar, tocar. Puedes hablar y con ello expresar al mundo entero y expresarte a ti mismo lo que sientes, lo que es esta cara de la vida. ¿Y la otra cara? Son a partir de otros sentidos, son los que están fuera de la caja de zapatos, desperdigados por allí, no los busques, ellos te encontraran primero. Y por cierto, la otra cara es sentirse esa gota en el océano, te imaginas eso? ¿Un océano a descubrir? ¡Qué misterio nos rodea!, ¿no crees?

Entonces, ¿Qué dice el cielo?, ¿qué trata de mostrarme? Antes de que exista una respuesta (si es que la hay), está el agobio, la tristeza y la nostalgia, claro este último nunca falta y al mismo tiempo soy plenamente feliz. Existe ese misterioso del cual hablamos, siempre un enigma – eso suena un placer, siempre lo es. Esto comenzó desde que vi el cielo con los ojos cerrados y al volver abrirlos, me di cuenta que no estaba viendo la totalidad de la imagen. Sentí mi añoranza por algo o alguien, ¿seré yo mismo? La pregunta “¿Quién soy?” fue el puntapié a mi sed insaciable y de esa búsqueda eterna, en la mera eternidad que me rodea.

Y un día volví a nacer de nuevo, ya no fui el mismo quien era. Comencé a sentir el océano nuevamente, y al mismo tiempo estaba en la tierra como en el cielo. Era felicidad y tristeza. El pasado era mi presente y futuro, porque sin saber quién era, no podía entender a donde iba, y todo eso esta pasando aquí y ahora. Toda la historia de los siglos y las siglas, ocurriendo en un instante, todo un caos y un orden, que el simple hecho de pensarlo, me daba piel gallina.  Así comenzó, la gota del océano, expresándose en mi mejilla, en la búsqueda hacia su origen.

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Kevin Martinez
Kevin Martinez
La escritura es mi pasión, es la herramienta que utilizo para expresarme. Al abrir los ojos cada mañana, siento mi existencia a través de mis sentidos. Algo recorre mi cuerpo, mis huesos, mi espíritu, mi mente. No son solo letras, es una experiencia de vida y es lo que quiero compartir contigo. Si a alguien le ayuda lo que escribo ese es mi regalo. ❤️

Caja de comentarios

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gusta el articulo? Déjanos tu amor ♥ en los comentariosx
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad