Casi 28 años durmiendo | He vuelto a nacer

¿Cómo comenzar a escribir esto? ¿Cómo describirlo?

En casi un mes estoy por cumplir 28 años y siento que toda mi vida estuve con los ojos cerrados mirando la vida con mis pupilas. Siempre presentí que la visión solo daba parcialmente la llave del camino.

Ver a las personas, animales, arboles, flores, ver tantas cosas y solo ver ¿solo eso?. Algo me susurraba que no era solo la imagen, que detrás de cada cosa, había un libro, una puerta, los fragmentos de la llave para viajar desde otros ángulos.

Yo soy el tiempo, un reloj haciendo tictac, un corazón latiendo cada segundo hasta que las pilas se acaben. No se como explicarte esto en detalles, pero ya no soy mi nombre, esto no me define como quien soy. Me siento un sueño con ropa, que al despertar no esta solo mi vida, sino el vasto infinito que alberga el tiempo, un gran tejido donde estamos todos.

Cada día, incluso con mis ojos cerrados puedo ver.

Ya no veo únicamente personas, veo espíritu, un alma latiendo tan fuerte como el corazón que da vida. Aprendí que lo bueno y lo malo esta regido por como te suma o resta en tu vida y a la vida en general. Que alguien camine y este despierto no significa que este vivo, cuando lo único que viste es un traje, camisa, pantalón, ideas, conceptos, cultura, etc.

Estoy aprendiendo cada día y cada momento me veo a través de la infinidad de objetos que me rodean. ¿Por qué la humanidad esta así como esta? Actualmente estamos en crisis y no me refiero al coronavirus. Esto comenzó hace muchos cientos de años atrás, un virus mortal arrastro a millones de personas a la perdida de la identidad. Un tictac que de pronto dejo de escucharse en muchos corazones.

Al caminar por la calle puedo verlo. Ver como el virus esta fuertemente enraizado a la mente, cuerpo y alma de la persona. Un virus que se expresa y se contagia mediante “grupos sociales”. Tantas ideas, conceptos y pensamientos son creados estratégicamente para infectar a los demás, una inyección directa de petróleo.

Las estrategias cambian, los disfraces también.

Una guerra invisible entre el mal y el bien. Ya nacemos en el barro aun cuando esto se disfraza con lujos. Nos quieren manejar como títeres, poniéndonos cables de información, y cuando esto sucede nuestra vida poco a poco se va desvaneciendo.

Tanto potencial, talentos, sueños, identidades, proyectos de vida y misiones, lentamente van desapareciendo para hacer lo que nos dice el “cable”. ¿Por qué renunciar a nosotros mismos? ¿Por qué desconectarnos? Si tenemos tanta magia para disfrutar de la eternidad compartida, ¿Por qué ser los mas parecido a insectos? cuando somos capaces de trascender nuestro propio cuerpo. ¿Por qué limitarnos y quedarnos ahí?.

Cuantos mas cables tengas conectados a tu existencia mas te apartaras de tu vida.

Quien habla ya no serás vos, quien camine será tu cuerpo pero tu vida habrá quedada suspendida en la pared, marcando una hora fija. Los sueños serán de otros, tu mente será controlada por lo que dejaste entrar de manera inconsciente. No mires solo con los ojos, que cuando realmente veas lo que hay acoplado a tu vida, querrás desesperadamente quitarlo, como sanguijuelas que nadie quiere tener en su piel.

En todo el mundo, cada niño nace en esta cultura, en esta consciencia social que se expande a cada rincón del planeta y así integrarle el chip. Así nace en la sociedad la corrupción, ausencia de valores y principios, violaciones a los derechos humanos, homicidios, injusticia, dolor, tristeza y la atrofia a la capacidad de evolucionar como especie humana.

Millones de personas lo sienten, parcialmente siguen creyendo su camino y de pronto se preguntan “que hago acá?” “como hice para llegar acá?”. Tantas personas presintiendo que hay algo mas y un instinto que les golpea la puerta para salir volando hacia la libertad, si claro, porque es tu vida. Personas que no saben que le sucede, de pronto solo se sienten tristes y con mucha angustia de la nada. Miles de personas queriendo salir pero sin saber como, y otros, con lo único que les queda, la fe en sus manos.

Yo se que hay milagros, y que muchas veces necesitamos uno.

Yo fui uno de esos que de pronto dije “no quiero esto en mi vida” no quiero cables que me controlen, y me doy cuenta que hasta lo mas profundo la contaminación puede llegar pero así también nosotros podemos ir y limpiar todo lo que hay porque es nuestra casa.

Casi toda mi vida estuve evitando que nada controle o maneje mi vida. Preferí la naturaleza y animales para nutrirme de forma inicial y todavía lo sigo haciendo. Hoy yo soy todo eso, así como la mirada a las estrellas y la luna. Soy el ocaso en las tardes y las tormentas en verano. Niebla de invierno que cae en la madrugada y hojas secas del otoño. Soy eso de lo que mis sentidos captan como silvestre y natural, agua cristalina que se siente al tomar, tan pura que llena y esa calidad que no lo cambias por nada.

Yo era una persona que vivía en un caos, porque claro ¿Cómo vivir en una humanidad en la cual no te sentís parte? ¿Cómo vivir una mentira? mientras estuve “dormido” todo este tiempo, hubieron pesadillas y mucha desolación. Gradualmente al pasar los años mis sentidos se agudizaron, y los cables que intentaban aferrarse mi vida, los fui quitando, todavía sigo quitando alguno que otro, y ahora que puedo ver, es mas fácil.

Existe la armonía en medio del caos

Hoy no puedo omitir que la humanidad esta en crisis. No puedo quedarme con los brazos cruzados y hacer mi vida como si fuera el centro del mundo. No quiero aislarme e irme a una montaña para vivir como ermitaño el resto de mi vida. Quiero ser parte del cambio, no quiero cambiar el mundo, el mundo es perfecto así como es, quiero ser un granito de arena mas para mejorar a la humanidad.

No quiero que ningún niño o niña, adolescente o adulto se sienta en plana desolación, sin esperanza, sin fe, sin sueños. Que nadie viva en el abismo y que sus noches sean lagrimas expresadas en dolor crónico. No quiero verte triste en el desierto, caminando largas caminatas para llegar a la cama y solo dormir. No, no estas sola o solo, yo estoy aquí y juntos podemos ser parte de una re-evolución.

Esta es una pequeñita parte de lo que vi al abrir los ojos.

Detrás de esto hay una historia, que engloba casi 28 años de mi cuerpo y que a lo largo los próximos meses iré contando. En esta historia no estoy solo, también está tu historia y así comienza este proyecto de “antes de ser letras” para crear un encuentro de almas que se reconocen sin importar el país, idioma, religión.

Gracias por existir. 

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Kevin Martinez
Kevin Martinez
La escritura es mi pasión, es la herramienta que utilizo para expresarme. Al abrir los ojos cada mañana, siento mi existencia a través de mis sentidos. Algo recorre mi cuerpo, mis huesos, mi espíritu, mi mente. No son solo letras, es una experiencia de vida y es lo que quiero compartir contigo. Si a alguien le ayuda lo que escribo ese es mi regalo. ❤️

Caja de comentarios

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gusta el articulo? Déjanos tu amor ♥ en los comentariosx
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad