Carta para mi nostalgia

Vídeo relatado por el autor

Abrir los ojos en las mañanas se transformó un poco raro ¿no crees? Esa nostalgia que viene a trabajar todas las mañanas y se va cuando por fin logro dormir. Ahora la lluvia, empapando todos mis recuerdos. Las hojas secas y la tierra mojada contándome lo mucho que la extraño.

Siento que eres como una estación de otoño en mi mente. Es sorprendente como llegas hasta lo más profundo de mi ser. No sé quién de los dos derramo el balde de pintura amarillo, pero quedaron todas las paredes, el piso y el techo pintando de una melancolía que me cuesta sostener de a ratos. Hay días incluso, que la gravedad del verbo “extrañar” me hunde en la tierra. Claro que pesa y mucho, demasiado.

Un hermoso arcoíris de 7 colores, transformado ahora, en amarillo de diferentes intensidades. Dejaron de existir los días de la semana. Hoy llueve, hoy es un día de un color más intenso. Así son mis días ahora, de diferentes graduaciones de un mismo color. A veces me siento más fuerte, pero hoy no es ese día. Hoy soy como un niño que necesita un abrazo. Miro mis manos y las siento tan solitarias en este frió.

Pinte de blanco varias veces la casa. Me fui de casa, me fui del vecindario y me di cuenta que no basta con solo re pintar las cosas. Me fui de la ciudad, me fui de las ciudades, y aun así, estabas allí. Claro, que ingenuo fui en creer que ya no estarías en las mañanas y en las noches. Cuando son mis ojos los que tiñen de nostalgia. Y yo ahora en medio del bosque, contemplándote en una flor silvestre de color naranja, ¿pero adivina de qué color son para mí?

No quiero más esto. Podría ser todo tan distinto si fuéramos un poco más valientes. Si dejáramos de lado el orgullo. Si supiéramos escucharnos y comprender que es lo que realmente sentimos. Y quizá nos cueste ver con claridad. Quizá en un futuro veamos realmente quien es el otro en nuestra vida. Siento que ya no puedo sostener más tiempo este peso.

Lo más aterrador de esto, es que no sé cómo hacerlo. No se cómo quitarte, olvidarte, desconectarme de tu alma. Intente dos veces borrarte de mi mente. Burlar a mi mente creyendo que todo fue un bonito sueño. Si siempre me olvido de los sueños, ¿Por qué este no?

Allí estas en ese espacio vacío al despertar. En ese té caliente y esas cookies. Allí estas al ver mis ojos en el espejo y encontrar tu alma en mi reflejo. Allí estas en mi caminar, en cada paso, al final del camino y al contemplar el paisaje. Estas en ese rió azul, como en esa montaña de nieve. En las frías noches y en la caricia del sol.

Y lo veo, no eres un sueño, eres parte de mi realidad. Así como esta lluvia que cae, en todas sus intensidades. De a ratos fuerte, otras suave. No me cabe duda que esto no quedará aquí. El pronóstico del tiempo siempre anuncia lluvias, a veces tormentas. Y ese día seré una gota de lluvia más del montón, así como las que caen ahora.

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Kevin Martinez
Kevin Martinez
La escritura es mi pasión, es la herramienta que utilizo para expresarme. Al abrir los ojos cada mañana, siento mi existencia a través de mis sentidos. Algo recorre mi cuerpo, mis huesos, mi espíritu, mi mente. No son solo letras, es una experiencia de vida y es lo que quiero compartir contigo. Si a alguien le ayuda lo que escribo ese es mi regalo. ❤️

Caja de comentarios

Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gusta el articulo? Déjanos tu amor ♥ en los comentariosx
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad